Cinco habilidades fundamentales para la gestión de personas

Updated: Aug 17



Uno de los desafíos más exigentes de la capacidad de liderazgo es que requiere el dominio de un conjunto de habilidades muy diverso. La persona líder necesita, entre otras, habilidades técnicas específicas, habilidades especializadas para su negocio o industria y habilidades gerenciales.


Un conjunto de habilidades que a menudo se pasa por alto, pero que es de vital importancia, es lo que se conoce como las soft skills o habilidades blandas. Este tipo de habilidades están estrechamente relacionadas con los rasgos de carácter personal abarcando actitudes, hábitos y cómo interactuamos con los demás.


Son habilidades mucho menos tangibles que las habilidades técnicas, que muchas veces no cuidamos ni desarrollamos en la misma medida que los conocimientos técnicos, a pesar de que resultan imprescindibles para todo aquel que su rol profesional conlleve dirigir o gestionar grupos de personas, ya que las soft skills tienen un impacto directo en el clima laboral de la empresa o grupo de trabajo.


El tipo de estilo de liderazgo que se ejerce, puede tener un gran impacto en el estado anímico colectivo del lugar de trabajo, y por ende en la eficiencia y ritmo de producción del mismo. Por lo que un líder eficiente tendrá que desarrollar como mínimo las siguientes habilidades:


1. Inteligencia emocional. Los mejores líderes saben cómo generar impacto no sólo con sus conocimientos, habilidades y experiencia, sino también al poder comprender y manejar sus emociones. La inteligencia emocional les permite conectarse con otros de manera que las personas se sientan comprendidas y apreciadas.


2. Comunicar de manera efectiva. La comunicación es primordial para casi cualquier trabajo, pero especialmente para los puestos de liderazgo. Resulta imprescindible saber cómo hablar y cómo escuchar con atención y de manera activa. El líder que tiene capacidad de influir en su grupo no se limita a ordenar y planificar, sino que se asegura de que los encargos son objetivables y claros, minimizando las oportunidades de malos entendidos.


3. Resolver disputas de forma creativa. La resolución creativa de problemas es un elemento de éxito importante pero que a menudo se pasa por alto. Como los conflictos son inevitables, aquello más eficiente es incorporar mecanismos como la mediación o técnicas similares que promuevan encontrar soluciones efectivas que produzcan el menor coste tanto a nivel de económico como emocional. La creatividad impulsa la innovación y aumenta la eficiencia.


4. Autoconocimiento. Para poder desarrollar cualquiera de las habilidades anteriores es imprescindible desarrollar una comprensión clara de las capacidades, del carácter, los sentimientos y motivaciones propias. Para comunicar bien debemos ser conscientes de cómo comunicamos. Para resolver conflictos de manera eficiente necesitamos analizar como nos enfrentamos a ellos y que estrategias o técnicas aplicamos. Para liderar con inteligencia emocional, debemos saber como gestionamos nuestras propias emociones y sentimientos, y como estas afectan a la relación con otras personas.


5. Capacidad para motivar. Mucho del impacto de la persona líder proviene de la inspiración y la motivación que genera en las personas que gestiona. Resulta imprescindible saber como conectar con otros para generar confianza y unidad. En este sentido, debe prestarse especial atención a las discrepancias entre lo que se dice y lo que se hace, ya que la incongruencia erosiona la confianza de manera muy rápida.

20 views
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • White Twitter Icon

© 2018 by Saó Dispute Resolution