Hablando se entiende la gente

Cuando nos encontramos en situación de conflicto es habitual que se creen una serie de barreras que dificultan su resolución. Normalmente, no queremos o podemos hablar directamente con la otra parte, existe una falta de confianza hacia sus motivos, y no sentimos que haya un espacio seguro en el que podamos mantener una conversación sincera sobre lo que ha pasado. Además cuando estamos enfadados y / o nerviosos es muy difícil pensar en soluciones creativas a nuestros problemas.


Todas estas barreras forman parte de lo que podríamos llamar "la dimensión psicológica" del conflicto. Antes de poder hablar de soluciones las personas necesitamos tener la oportunidad de expresar cómo nos ha afectado la situación en la que nos encontramos. Procurar y promocionar este espacio seguro (física y comunicacionalmente) en el que tratar estos puntos, constituye la función principal del mediador.

Así el objetivo principal de la mediación es que las partes en conflicto encuentren una solución pactada con la que todas se sientan cómodos y confíen en su cumplimiento.

El proceso de mediación no analiza las acciones pasadas para determinar quién tiene razón y quién no. Sino que su mirada se centra hacia el futuro, está orientada en la resolución del conflicto.

Más allá de que la disputa se resuelva o no, las personas en mediación pueden beneficiarse de otros aspectos tales como:

  • Mejor comunicación entre las partes en conflicto;

  • Mejor compresión del punto de vista de la otra parte;

  • Mayor conciencia de las propias fortalezas y debilidades a la hora de gestionar conflictos;

  • Liberación de la ira y de los miedos personales al tener la oportunidad de expresar el propio punto de vista y ser escuchado;

  • Reconocimiento de posibles factores que forman parte del conflicto de los que no se tenía conciencia;

  • Exposición a ideas creativas

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • White Twitter Icon

© 2018 by Saó Dispute Resolution