Mediación

La mediación es un proceso de resolución de disputas informal, flexible y voluntario. 

A pesar de que a nivel autonómico han venido existiendo varias legislaciones en esta materia des de los años noventa, a nivel estatal ha sido la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles la que ha regulado esta materia.

El papel del mediador es guiar a las partes hacia la construcción colaborativa de una solución. A través de las sesiones de mediación, el mediador ayuda a que ambas partes definan y entiendan la posición del otro y se muevan más cerca de la resolución.

El mediador no puede aconsejar ni obligar a las partes a resolver. Al tratarse de un proceso en el que priman los principios de voluntariedad y confidencialidad si no se llega a un acuerdo las personas que han participado en el proceso de mediación pueden proseguir sus acciones mediante un proceso judicial.

No existe una sola manera correcta de llevar a cabo una mediación. Las personas pueden adaptar el proceso a sus propias necesidades. Tampoco existe un momento adecuado para llevar a cabo una mediación; no obstante las oportunidades para reducir los costes y el desgaste de los procedimientos judiciales son mayores antes de litigios se ha iniciado, pero la mediación puede ser una opción razonable en cualquier punto en el proceso de litigio. Puede darse el caso que personas que no están listas para una mediación en el inicio de litigios pueden ser más receptivas una vez el litigio este en curso.


  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • White Twitter Icon

© 2018 by Saó Dispute Resolution